¿Qué es una póliza de seguros? Recomendaciones y sugerencias

Póliza de Seguros, todo lo que hay que saber

La póliza de seguros es, básicamente, el documento que permite instrumentar el contrato de un seguro determinado, sin importar cuál sea su tipo. Sin embargo, hay muchos aspectos a tener en cuenta a la hora de saber interpretar y aceptar la póliza de seguros que nuestra compañía nos presentará. Conocé en esta nota todo lo que tener que saber para firmar con tranquilidad tu próximo contrato.

Cuando un usuario interesado se acerca a una compañía de seguros, lo normal es que lo primero que reciba sea una propuesta de parte de la compañía. La misma ofrecerá datos básicos de lo que será la cobertura por contratar, como plazos, prima, premios, restricciones, entre otros. Ahora, usted como usuario debe saber que mayormente estas propuestas suelen no incluir todos los detalles que hay que conocer y que si estarán incluídos en la póliza de seguros.

Según afirma la misma Superintendencia de Seguros, “cuando el texto de la póliza difiera del contenido de la propuesta, la diferencia se considerará aprobada si el tomador (contratante) no reclama dentro del mes de recibido dicho documento”. Es decir, en otras palabras, el usuario (o asegurado, como se lo llamará en el contrato y póliza de seguro) tiene un mes para denunciar cualquier diferencia.

Las condiciones generales en una póliza de seguros son aquellas reglas homogéneas que se aplican a todas las pólizas de un mismo riesgo, y contienen normas que regulan el riesgo cubierto, exclusiones a la cobertura, obligaciones y cargas del asegurado, etc. Son normadas por la Superintendencia y no difieren entre las distintas compañías de seguros.

Por el contrario, las denominadas condiciones particulares son propias de cada contrato y van a depender del seguro contratado, la compañía y el tipo de seguro elegido. Algunas de estas condiciones son los datos de las partes, determinación del interés asegurado, importes cubiertos, prima, duración del contrato, etc.

Es importante prestar atención a todas las cláusulas mencionadas en la póliza de seguros que le envía su compañía, sobre todo aquellas en letra pequeña (la famosa “letra chica”), para tener seguridad de qué incluirá y que no el contrato de seguro que se está por firmar.

¿Qué tener en cuenta en la póliza de seguros?

Si bien hay que leerla completa, los aspectos en los que recomendamos poner más atención dentro de la póliza son:

  • Inicio y final de la vigencia de la cobertura (plazo)
  • La individualización de las cosas, bienes o personas objeto de la cobertura
  • Los riesgos cubiertos
  • La suma asegurada
  • Las exclusiones de cobertura
  • Si existen descubiertos o franquicias a cargo del asegurado

El contrato de seguros

Básicamente, en un contrato de seguros la parte aseguradora se obliga, mediante una prima, a resarcir un daño o cumplir una prestación previamente acordada si ocurre un evento previsto. El objeto de este contrato será la cobertura contra un riesgo que amenace un interés económico (en la práctica, lo más común: vehículos, propiedades, etc.)

Elementos de un contrato

Prima

El término prima hace referencia a cuál será el precio del seguro. Técnicamente, conocer la prima implica calcular el costo del riesgo (potencial) según análisis y cálculos estadísticos y matemáticos. Si bien cada compañía maneja sus propios cálculos, están normadas algunas estadísticas según cada tipo de seguro y siniestro posible.

Se hace diferencia entre la prima neta, que es exclusivamente el valor del riesgo asumido por la compañía, y la prima bruta, a la que se le agregan otros elementos como tasas e impuestos, gastos de administración y gestión, comisiones, ganancias del asegurador. A todos estos elementos se los conoce como “premio”.

Premio

Es lo que realmente pagará el asegurado a la compañía elegida en concepto de seguro. Incluye no solo el costo del riesgo asumido por el prestador, sino también todos los elementos arriba mencionados. Mayormente, estos son los que hacen variar el costo final de un seguro entre compañías. Se incluye en los elementos que conforman el premio de un seguro los gastos de publicidad, que difieren enormemente entre una empresa y otra.

Plazo

Es el periodo de tiempo en el que el contrato de seguro tendrá vigencia, a menos que por algún motivo la prima se calcule por un periodo de tiempo distinto. Habitualmente, se presume el plazo de seguro como un año, salvo que la naturaleza del riesgo haga modificar estos periodos (ejemplo, en los seguros de viaje).

Una duda general respecto al plazo es cuándo comienza la responsabilidad de la compañía aseguradora. Se presume que la cobertura inicia a las 12 horas del día inicial que figura en el contrato, y termina a las 12 horas del último día.

Partes

Existen tan solo 2 partes en un contrato de seguros convencional. La parte aseguradora (empresa de seguros) y el tomador del seguro (contratante).

Hay que tener en cuenta que el tomador del seguro podría diferir de quién es la persona asegurada. Estos casos se presentan, por ejemplo, cuando se contrata un seguro por cuenta ajena.

Interventores

En Argentina es normal que distintos agentes oficien en la intervención de un contrato de seguros. Los productores de seguros (o sociedad de productores) intermedian entre la compañía y el tomador, simplificando los trámites, promoviendo la concertación del seguro y permitiendo extender el alcance geográfico de las compañías.

Riesgo

La superintendencia define al riesgo como una eventualidad de posible ocurrencia, sobre la que hay incertidumbre en orden a su probable materialización, o el tiempo en el que ha de suceder. Por supuesto, el riesgo está relacionado con el interés asegurado y con el valor de la prima.

Letra chica del contrato
Letra chica del contrato

Precauciones

Antes de la aceptación de una póliza de seguros, mediante la firma de un contrato, es muy importante leerla por completo e, idealmente, recibir asesoramiento especializado. Los productores o asesores de seguros son agentes capacitados para mediar en el proceso de contratación de seguros. Tenga en cuenta asegurarse que el agente elegido no solo tiene buenas referencias, sino -fundamentalmente- que está autorizado por la superintendencia.

Si va a contratar un seguro directamente a una empresa, le recomendamos elegir entre las que son consideradas las mejores del país.

Ante cualquier duda que tenga respecto a la póliza que le están ofreciendo, no dude en contactar a la Superintendencia de Seguros de la Nación al tel 0800-666-8400

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *